Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

viernes, 6 de abril de 2018

ACNC comenta actitud dual de autoridades surcoreanas

Pyongyang, 3 de abril (ACNC) -- Las autoridades surcoreanas incurren en actos desagradables detrás de la cortina del diálogo.
Tan pronto como se aprobara bajo el patrocinio de EE.UU., Japón y otras fuerzas hostiles el "proyecto de resolución de DDHH" contra la República Popular Democrática de Corea en la 37ª sesión del Consejo de DDHH de la ONU efectuada el 23 de marzo pasado, ellas expusieron por conducto del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores la posición de "aplaudirlo" y de "realizar esfuerzos constantes junto con la sociedad internacional por mejorar la situación de DDHH del Norte de Corea".
Lo calificamos de otra provocación política a la RPDC y de intolerable desafío al ambiente del diálogo.
El presente "proyecto" es un producto del crimen y complot para desvirtuar la soberanía y dignidad de la RPDC describiéndola como satánica, recrudecer la sanción y presión internacionales bajo ese pretexto y "derrocar" su régimen socialista.
Las fuerzas hostiles toman la intervención en asuntos de otros países bajo el pretexto del "problema de DDHH" como un método principal para el cumplimiento de su estrategia exterior y vienen aplicándolo también en la campaña de aplastamiento anti-RPDC.
Sin embargo, las autoridades surcoreanas se suman al alboroto de "DDHH" anti-RPDC hablando del diálogo por delante.
Su actitud dual hace sospechar su voluntad sobre la reconciliación nacional.
¿Cómo podrán dialogar y mejorar las relaciones bilaterales negando la dignidad y el régimen del interlocutor?
Es una tontería la actitud de las autoridades surcoreanas que siguen recurriendo a la campaña de "DDHH" anti-RPDC que utilizaban las bandas traidoras de Lee Myung Bak y Park Geun-hye como aparato de enfrentamiento fratricida y de política anti-reunificación.
Hasta los visitantes estadounidenses califican a la RPDC de paraíso de los seres humanos.
Ahora el socialismo coreano centrado en las masas populares marcha con más vigor que nunca.
Haciendo vista gorda de esta realidad, las autoridades surcoreanas calumnian la situación de derechos humanos de la parte connacional.
En la situación actual en que lo todo no pasa de ser el comienzo, la campaña de "DDHH" contra la contraparte del diálogo significa congelar de nuevo las relaciones íntercoreanas.
Las autoridades surcoreanas deben actuar con prudencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario