Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

lunes, 19 de febrero de 2018

En marcha la maquinaria de guerra "post-olimpiada": comentario de ACNC

Pyongyang, 19 de febrero (ACNC) -- Estados Unidos desafía abiertamente a la atmósfera de relajamiento de la situación en la Península Coreana que se crea gracias a las medidas pacifistas y protagónicas de la República Popular Democrática de Corea.
Hace poco, la banda de Trump anunció por conducto del encargado de negocios a.i. en el Sur de Corea que se efectuarán normalmente en el nivel de costumbre los ejercicios militares conjuntos con el Sur de Corea una vez finalizados los Juegos Olímpicos Invernales y no se discute ahora el tema de posponerlos otra vez.
El reinicio del entrenamiento de guerra es un acto demencial y provocativo para romper hasta el embrión de la paz en la Península Coreana y obstruir los esfuerzos activos de la RPDC y la aspiración de la sociedad internacional al alivio de la tensión y la atmósfera pacífica.
El hecho demuestra que la maquinaria de guerra de EE.UU. comenzó a moverse realmente.
Es bien conocido que son amenazadas gravemente la paz y seguridad de la Península Coreana y se congela en un instante el ambiente de reconciliación y cooperación Norte-Sur, cada vez que comienzan los ejercicios militares conjuntos EE.UU.-Sudcorea contra la RPDC.
Lo más grave es que la banda de Trump anunció la ampliación de la posibilidad de usar las armas nucleares hasta en el caso de ataque de armas convencionales contra EE.UU. y los países aliados y, al mismo tiempo, introduce una gran cantidad de equipos estratégicos nucleares en la Península Coreana y sus alrededores.
Por esta razón, muchos medios de prensa y especialistas del mundo expresan seria preocupación opinando que si EE.UU. pone en práctica los ejercicios militares conjuntos de gran envergadura después del fin de la Olimpiada Invernal, irritará indudablemente a la RPDC, echará el agua fría a las relaciones íntercoreanas que muestran la señal positiva y pondrá otra vez en extremo la situación regional.
Ya hemos declarado que haremos frente rotundo a los actos que perturban la paz y la seguridad de la Península Coreana. Esto no es una amenaza retórica.
EE.UU. debe saber bien que aunque son muy valiosos el mejoramiento de relaciones íntercoreanas y el ambiente pacífico, el ejército y pueblo coreanos no estarán con brazos cruzados ante las acciones gangsteriles encaminadas a violar a plena luz del día la seguridad y los intereses de un Estado soberano e intervenir en sus asuntos internos.
Responder a la provocación con el contraataque inmediato: esto es la posición de principios y la voluntad inconmovible del ejército y pueblo coreanos.
La RPDC, emergida de repente como nuevo Estado estratégico, no dará ni un paso atrás en el camino de defender la independencia y la justicia.
Los compinches de Trump tendrán que tomar una opción responsable reflexionando seriamente de las consecuencias catastróficas de sus acciones belicosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario