Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

miércoles, 7 de febrero de 2018

ACNC denuncia tentativas de EE.UU. de reanudar entrenamiento militar conjunto

Pyongyang, 6 de febrero (ACNC) -- Ya desde ahora cuando todavía no se iniciaron los Juegos Olímpicos Invernales, crecen dentro y fuera del país las preocupaciones sobre la situación de la Península Coreana que se creará después de terminada esa cita deportiva.
En particular, debido al anuncio de EE.UU. de que inmediatamente después de conclusión de la Olimpiada se reanudará el entrenamiento militar junto con el Sur de Corea.
En estos días, el portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU., el director de la Junta de Jefes de Estado Mayor de EE.UU., el encargado de negocios a. i norteamericano en el Sur de Corea y otros compinches de Trump se reunieron a porfía con los medios de prensa, ocasiones en las cuales disparatearon que "se ha ajustado solamente el programa del simulacro para que éste no coincida con la olimpiada" y que "una vez terminados los juegos comenzará de inmediato el entrenamiento".
El hecho constituye una imprudencia militar para impedir el ambiente de la mejora de relaciones íntercoreanas preparado a duras penas y la tendencia de su desarrollo y deviene un desafío frontal a nuestros esfuerzos sinceros por aliviar la tensión de la Península Coreana y preparar el ambiente pacífico.
La postergación del entrenamiento por parte de EE.UU. no es una caridad ofrecida a alguien, sino una medida tomada por la fuerte exigencia de diversos estratos surcoreanos y la sociedad internacional, lo que testimonia que los ejercicios militares conjuntos EE.UU-Sudcorea constituyen irrefutable crimen contra la paz y la seguridad de la Península Coreana y la región.
Históricamente, debido a los ejercicios militares de EE.UU. quedó frustrada en varias ocasiones la fase de alivio de tensión creada difícilmente en la Península Coreana.
Al respecto, una fuente extranjera había afirmado que "una vez librada por Sudcorea y EE.UU. el simulacro militar conjunto de gran envergadura después de los Juegos Olímpicos Invernales, eso volverá a ofender a la RPDC y frenará indudablemente el desarrollo de las relaciones íntercoreanas que muestran el indicio positivo".
Destruir el ambiente de la mejora de relaciones íntercoreanas más temprano que tome auge, he aquí la intención malsana de EE.UU que hace circular la opinión sobre el reinicio del simulacro desde antes de inicio de la Olimpiada.
La realidad demuestra una vez más que el país norteamericano es el perturbador de la paz de la Península Coreana, el autor del empeoramiento de la situación y el obstáculo principal de la reunificación de Corea.
Lo problemático es que los belicistas militares surcoreanos marchan a contrapelo de la corriente sumándose a la campaña bélica de su patrón norteamericano.
Si EE.UU. y el Sur de Corea reanudan el entrenamiento militar, la situación de la Península Coreana se verá obligada a hallar otra vez en la fase catastrófica y su responsabilidad recaerá totalmente sobre los provocadores.
Los belicistas norteamericanos y surcoreanos deben actuar con prudencia al meditar bien las consecuencias del aventurero juego con fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario