Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

lunes, 19 de febrero de 2018

ACNC comenta la opcion militar aludida por EE.UU.

Pyongyang, 19 de febrero (ACNC) -- Recientemente, los compinches de Trump dicen que si no se resuelve "el problema nuclear del Norte de Corea" por vía diplomática, se verán obligados a tomar la opción militar.
En varias ocasiones, el mandatario norteamericano insinuó abiertamente el uso de fuerzas armadas señalando que "en el proyecto de opciones para resolver el problema nuclear del Norte, se incluyen la militar y la no militar" y "deseamos la solución pacífica del mismo tema, pero es muy probable que no sea así".
El vicepresidente, los secretarios de Estado y de Defensa y otros hombres de Trump también anuncian que "si el Norte no escoge la vía de dialogo y negociaciones, apretarán el gatillo de acción militar" y "si no se resuelve el problema por vía diplomática, lo solucionarán con el uso de fuerzas armadas".
Resulta incomprensible tal chismografía que se escucha justamente cuando se da la atmósfera de mejoramiento de relaciones íntercoreanas en la Península Coreana gracias a los esfuerzos activos de la RPDC y se hace más fuerte el deseo de la sociedad internacional sobre la paz y estabilidad.
Así se conoce la siniestra intención de impedir el mejoramiento de relaciones íntercoreanas y agravar nuevamente la tensión militar en la Península Coreana.
Al amenazar a la RPDC con discursos belicosos, EE.UU. trata de frenar la adicional medida militar, poner más activistas al Sur de Corea y los países vecinos, que temen a la guerra, en la campaña de sancionar y presionar a la primera y en el peor de los casos, conseguir la justificación del aventurero ataque preventivo. Esto es el efecto de tres pájaros de un tiro que busca el imperio americano.
EE.UU. es el único país del mundo que no sabe que la RPDC está preparada tanto para el diálogo como para la guerra.
¡Qué imbécil y estúpido es ese país que intenta atropellar a la Corea del Juche sin conocer cómo son su convicción, voluntad y coraje!
Ahora, los compinches de Trump, caídos en aprieto por dentro y por fuera, intentan buscar la salvación desatando a toda costa la guerra en la Península Coreana.
El ejercito y pueblo de la RPDC tienen la fuerza y voluntad de castigar implacablemente a EE.UU. para que éste sepa que su opción militar no es la salvación.
Trump y sus seguidores chismean que debe escribir primero el testamento si alguien quiere viajar a la RPDC.
Les respondemos que si ellos se atreven a imponer la guerra, no quedará ninguno que pueda guardar el testamento o enterrar el ataúd.
A EE.UU. no le queda otra alternativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario