Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

jueves, 28 de diciembre de 2017

ACNC comenta la "amenaza proveniente de paises vecinos" aludida por Japon

Pyongyang, 26 de diciembre (ACNC) -- Pretextando la "amenaza proveniente de los países vecinos", las autoridades japonesas anunciaron oficialmente que activarán los debates sobre la revisión del "programa de defensa" desde el principio del Año Nuevo 2018.
El premier Abe y el ministro de Defensa Onodera dijeron que "Corea sigue impulsando el desarrollo de armas nucleares y misiles y China está aumentando sus fuerzas armadas mientras Rusia activa también sus movimientos en la región septentrional" y "revisarán el programa de defensa para que las fuerzas defensivas sean las que hagan falta realmente".
Sus palabras quieren decir que se debe revisar y enmendar generalmente el programa en cuestión para "defender a la población japonesa" desde la "amenaza" de la RPDC, China y Rusia.
Como critica unánimemente la sociedad internacional, Japón tiene el vicio de sacar provechos acusando a otros.
Por ejemplo, al referirse a sus agresiones ensangrentadas del siglo pasado denunciadas por toda la humanidad, Japón las defiende descaradamente que "ésas fueron para liberar a Asia desde el imperialismo de Europa occidental".
El objetivo final de Japón, país criminal y derrotado en la guerra que no tiene derecho a la beligerancia ni a la tenencia de fuerzas armadas regulares, es convertirse en el "Estado normal" que puede hacer la guerra y tomar otra vez el camino de agresión a ultramar.
Como su "pretexto legal", insiste en la "amenaza proveniente de los países periféricos".
A finales de 2013, la banda de Abe había trazado ya el "programa de defensa" trasladando el enfoque desde la seguridad interior a "la internacional" bajo el pretexto del "empeoramiento del ambiente de garantía de seguridad en torno a Japón".
En ese programa, definió a la RPDC como "grave factor de la inestabilidad" y estipuló conceder a las "Fuerzas de Autodefensa" la capacidad de traslado y despliegue y la función del cuerpo de marines.
Así eliminó uno tras otro los obstáculos políticos y legales para la militarización y la reagresión, aumentó en gran cantidad los gastos militares y extendió el teatro de la operación militar en ultramar de las "Fuerzas de Autodefensa". Además, preparó la justificación y las condiciones militares para su intervención en el tiempo de emergencia de la Península Coreana.
Últimamente, Japón trata de obtener la "capacidad de ataque contra las bases enemigas" e introducir el sistema de misiles interceptores "Aegis Usher" y reclama hasta la posesión de misil balístico de 1000~5000 km de alcance que puede atacar las profundidades de China y Rusia.
¿Por qué Japón se apresura a enmendar el "programa de defensa" de que decía que valdría para 10 años próximos?
La respuesta está en el hecho de que la revisión del programa se centra en la tolerancia del ejercicio de "derecho a la defensa colectiva", el aumento de importación de armas de fabricación norteamericana, la cooperación Japón-EE.UU., etc.
Esto es igual a la declaración de que Japón acelerará los preparativos de agresión acusando a la RPDC y otros países circunvecinos.
La susodicha "amenaza" aludida a menudo por los reaccionarios japoneses significa el preludio de reagresión porque expone la ambición de emprender abiertamente la expansión a ultramar atribuyendo "legitimidad" a su plan criminal de dar acicate a la conversión del país en una potencia militar.
La historia enseña que cuanto más se escuche en el archipiélago japonés el canturreo de la "amenaza proveniente de países vecinos", tanto más se impulsarán la derechización y la militarización de Japón y se elevará la fiebre de reagresión.
La sociedad internacional deberá ponerse alerta ante la conducta de Japón que acecha la oportunidad de reagresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario