Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

lunes, 10 de julio de 2017

Rodomg Sinmun critica la visita del mandatario surcoreano a EE.UU.

Pyongyang, 10 de julio (ACNC) -- En un artículo individual divulgado hoy, el diario Rodong Sinmun critica que el viaje del mandatario surcoreano a EE.UU. se caracteriza por la sumisión proyanqui y la confrontación fratricida, y prosigue:
Durante su visita, el mandatario surcoreano acordó intensificar la cooperación en la campaña anti-RPDC al sumarse a la política de su patrón norteamericano para atropellar a esa parte connacional. Este hecho constituye un imperdonable crimen encaminado a dar continuidad a la catastrófica situación de vínculos íntercoreanos y agravar la crisis de guerra nuclear.
La historia de relaciones N-S, llena de vicisitudes de toda índole, ha enseñado la lección de que vincular la solución del problema nuclear con el asunto de vínculos íntercoreanos y entregarse a la campaña nuclear anti-RPDC en connivencia con las fuerzas foráneas agravan el enfrentamiento fratricida y agrandan el peligro de guerra nuclear.
Bajo el pretexto de la solución del problema nuclear, las autoridades surcoreanas se confabulan con las fuerzas ajenas, lo que es un acto suicida que destruye la paz y seguridad de la Península Coreana e impide el mejoramiento de relaciones íntercoreanas.
Evidentemente dicho, el problema de relaciones íntercoreanas y de reunificación de la patria es de punta a cabo un asunto interno de la nación coreana. Por lo tanto, la contraparte del debate sobre la reunificación no es el imperio norteamericano ni otra fuerza extranjera sino la connacional RPDC.
Si las autoridades surcoreanas siguen despreciando la aspiración y exigencia de la nación dedicándose a la sumisión proyanqui y a la dependencia de fuerzas extranjeras, no habrá ningún cambio aunque se sustituya muchas veces el "poder" y sea quien fuera el que lo tome.
Apartándose del caduco dogma de servilismo a grandes potencias y dependencia de fuerzas ajenas, ellas deben ver correctamente el inagotable poderío de la parte connacional, que como potencia nuclear del Oriente y la coheteril de Asia, va corrigiendo el orden mundial centrado en EE.UU., lleno de agresión e injusticia, y la voluntad del pueblo surcoreano reflejada en la lucha con velas que logró derrocar el brutal "poder conservador". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario