Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

martes, 18 de julio de 2017

No podran escaparse al alcance de nuestro fuego : comentario de ACNC

Pyongyang, 18 de julio (ACNC) -- Hace poco, EE.UU. y los títeres surcoreanos celebraron la "ceremonia inaugural de nuevo edificio" de la comandancia del 8º ejército norteamericano ocupante del Sur de Corea que se ha trasladado a la región de Phyongthaek de la provincia de Kyonggi.
En su "discurso de bienvenida", el comandante del 8º ejército disparateó que el traslado es "otro testimonio de la solidez de la alianza Sudcorea-EE.UU." y "mejorará aun más el nivel de defensa y la disposición de combate de sus tropas".
La trasladación de la base norteamericana está relacionada con el objetivo de EE.UU. de ocupar eternamente el suelo surcoreano siendo producto de la intención de los uniformados yanquis de salvarse ellos solos en la confrontación con la RPDC.
Tomar como trampolín el Sur de Corea para ocupar toda Corea y realizar la ambición de dominar el mundo entero, he aquí la meta política sobre Asia del imperio norteamericano.
De acuerdo con ella, EE.UU. desató la guerra coreana en el año 1950 y durante varios decenios, hizo sufrir a la nación coreana las desgracias y penas de todo tipo.
En vez de sacar lecciones de la pasada guerra en que se hizo añicos el mito de su "invencibilidad", EE.UU. construyó sus bases militares en Ryongsan de Seúl y otras localidades surcoreanas y libraron frenéticamente los simulacros contra la RPDC.
Pasmado ante el creciente poderío de nuestro ejército, EE.UU. se vio obligado a buscar el mejor remedio que es la trasladación de sus bases militares a la región al sur del río Han.
Esto es el modo de existencia del estilo norteamericano consistente en buscar primero la salvación sin importar el honor de la superpotencia y un ejemplo de cómo es la "sólida alianza Sur de Corea-EE.UU." que se anunciaba tanto.
En el mundo actual, ni el traslado de bases ni otras cosas por el estilo podrán cambiar la situación del imperio que está en decadencia.
Para la RPDC lista para devastar hasta el territorio estadounidense allende del Océano, no es más que un juego aniquilar a las tropas norteamericanas y los títeres surcoreanos que están delante de las narices.
EE.UU. anuncia ridículamente que su base militar de Phyongthaek es la más grande entre las distribuidas en el extranjero.
Mientras sea más grande el blanco, crecerán tanto más la precisión e impactos de fuego artillero.
Tampoco podrán alejarse del alcance de nuestro ataque los belicistas surcoreanos que levantan la ola conflictiva entregando hasta la cuna de vida y la inmensa cantidad de impuestos recaudados a la población surcoreana a su amo gringo deseoso de exterminar a toda la nación coreana.
Dondequiera que se encuentren, sea Ryongsan o Phyongthaek o el propio territorio estadounidense, los agresores y provocadores no tendrán ningún refugio en este planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario