Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

miércoles, 28 de junio de 2017

ACNC publica comentario sobre la desesperada campaña militar anti-RPDC

Pyongyang, 27 de junio (ACNC) -- Los Estados Unidos recrudecen sus acciones militares contra la República Popular Democrática de Corea.
Cuando se libra el ejercicio militar naval EE.UU.-Sur de Corea en la zona marítima de la isla Guam con la movilización del submarino nuclear y otros medios de guerra, el secretario de Defensa norteamericano James Mattis declaró en la audiencia del Congreso concedida el día 13 que no hay cambio en la política sobre Corea de la administración Trump que incluye la opción militar.
Mattis había dicho en mayo pasado a los reporteros que "el enfrentamiento con el Norte causaría una tragedia difícil de creer". Pero, esta vez volvió a abogar por el chantaje militar, lo que no es más que una guapería proveniente de su inestable estado psíquico.
Ahora, la banda de Trump está muy aturdida ante el creciente poderío independiente y de justicia de la RPDC.
Como el comandante de las tropas norteamericanas ocupantes del Sur de Corea confesó que "ahora está en la coyuntura difícil de atacar preventivamente al Norte", se ha cambiado completamente la estructura de confrontación RPDC-EE.UU debido al poderío estatal y la posición estratégica de la primera que no se vacila ni un poco ante la amenaza y chantaje nucleares y la campaña de sanción económica.
El problema es que el imperio americano no tiene la contramedida efectiva.
Hace poco, el director de la CIA dijo que "el presidente Trump siempre pregunta por el Norte de Corea y por las contramedidas que debe tomar EE.UU.".
Está muy claro de dónde viene la inestable mentalidad de la administración Trump.
A EE.UU. le convendría volverse en sí aunque tardíamente.
Los medios de ataque nuclear de la RPDC son producto directo de la política hostil de EE.UU.
El chantaje nuclear es el factor principal que obligó a la RPDC a preparar los pertrechos nucleares y fortalecerlos.
Lo trágico del caso es que la actual administración norteamericana se encuentra cautivada todavía de la ambición de atropellar la RPDC, lejos de sacar la lección en los fracasos de sus predecesores y de la irrefutable realidad de hoy.
La banda de Trump deberá escuchar con seriedad la opinión de la sociedad internacional de que "la mayoría de actividades nucleares y de misiles del Norte desde el año 2012 se llevó a cabo durante el entrenamiento militar conjunto EE.UU.-Sur de Corea".
EE.UU. debe tener presente que la escalada de su campaña de enfrentamiento y presión causará la reacción más fuerte de la RPDC que adelantará el arruinamiento definitivo de sí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario