Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

miércoles, 28 de junio de 2017

ACNC comenta la represion salvaje en el Sur de Corea

Coreano   / Chino  / Ruso  / Español  
Pyongyang, 27 de junio (ACNC) -- El panorama de represión violenta dado ahora en la sociedad surcoreana deja consternados a los habitantes de distintos sectores.
Hace poco, las autoridades judiciales surcoreanas, que abrieron el juicio público final sobre una apelación en el Tribunal de Apelación de Seúl, sentenciaron a 5 años de prisión a un habitante surcoreano, quien publicó en Internet el artículo de elogio a los grandes hombres sin iguales del monte Paektu y reclamó la reunificación en alianza con el Norte (de Corea), acusándole de la violación de la "ley de seguridad".
El pasado día 13, concedieron un juicio sobre un pastor acusado durante el mandato de Park Geun-hye por la sospecha de espionaje en contacto con el Norte y le dictaron a 3 años de cárcel imputándole cargos inventados en su contra.
Esas sentencias constituyen un crimen intolerable que sofoca la aspiración del pueblo surcoreano a la nueva política y nueva vida y un desafío a la corriente de la época actual hacia el mejoramiento de relaciones íntercoreanas.
Las actuales autoridades surcoreanas tomaron el poder con el apoyo de los manifestantes con velas a quienes habían prometido mejorar las relaciones N-S durante las pasadas elecciones "presidenciales".
Pero, tan pronto como llegaran al poder, ellas asumieron una actitud conflictiva con la parte connacional y libraron los ejercicios de la guerra de agresión introduciendo a la vez 2 flotillas de portaaviones.
Si bien dicen representar la opinión pública reflejada en las manifestaciones con velas y preconizar la "reforma democrática", continúan ateniéndose, al igual que la banda conservadora de Lee Myung Bak y Park Geun-hye, a la ley infame de la época de confrontación que estipula a la parte connacional como "enemiga".
Aunque son víctimas de la caza de brujas de versión moderna, se portan como "herederas" del "poder" de Park, lo cual significa una traición y desafío frontal a los manifestantes con velas.
Las autoridades surcoreanas hablan tanto de la mejora de relaciones íntercoreanas, por una parte, y por la otra, lanzan la febril campaña de represión contra los que exigen la reunificación independiente y los otros que sienten simpatía por la contraparte del diálogo. Este comportamiento dual deviene la declaración de seguir marchando por la senda de enfrentamiento fratricida.
Ahora es el tiempo cuando ellas deben tomar la opción correcta en esta disyuntiva: el mejoramiento de relaciones íntercoreanas o la confrontación fratricida.
Si las autoridades surcoreanas fueran portavoces de los manifestantes con velas quienes desean la limpieza de los residuos de la época vieja, no deben ejecutar las infames leyes contra la reunificación sino ponerse al frente en derogarlas y liberar inmediatamente a los habitantes injustamente arrestados y condenados.
El arruinamiento es la parada final de los que desafían a la opinión pública sin justipreciar la tendencia de la época actual. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario