Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

miércoles, 28 de junio de 2017

ACNC publica comentario sobre la desesperada campaña militar anti-RPDC

Pyongyang, 27 de junio (ACNC) -- Los Estados Unidos recrudecen sus acciones militares contra la República Popular Democrática de Corea.
Cuando se libra el ejercicio militar naval EE.UU.-Sur de Corea en la zona marítima de la isla Guam con la movilización del submarino nuclear y otros medios de guerra, el secretario de Defensa norteamericano James Mattis declaró en la audiencia del Congreso concedida el día 13 que no hay cambio en la política sobre Corea de la administración Trump que incluye la opción militar.
Mattis había dicho en mayo pasado a los reporteros que "el enfrentamiento con el Norte causaría una tragedia difícil de creer". Pero, esta vez volvió a abogar por el chantaje militar, lo que no es más que una guapería proveniente de su inestable estado psíquico.
Ahora, la banda de Trump está muy aturdida ante el creciente poderío independiente y de justicia de la RPDC.
Como el comandante de las tropas norteamericanas ocupantes del Sur de Corea confesó que "ahora está en la coyuntura difícil de atacar preventivamente al Norte", se ha cambiado completamente la estructura de confrontación RPDC-EE.UU debido al poderío estatal y la posición estratégica de la primera que no se vacila ni un poco ante la amenaza y chantaje nucleares y la campaña de sanción económica.
El problema es que el imperio americano no tiene la contramedida efectiva.
Hace poco, el director de la CIA dijo que "el presidente Trump siempre pregunta por el Norte de Corea y por las contramedidas que debe tomar EE.UU.".
Está muy claro de dónde viene la inestable mentalidad de la administración Trump.
A EE.UU. le convendría volverse en sí aunque tardíamente.
Los medios de ataque nuclear de la RPDC son producto directo de la política hostil de EE.UU.
El chantaje nuclear es el factor principal que obligó a la RPDC a preparar los pertrechos nucleares y fortalecerlos.
Lo trágico del caso es que la actual administración norteamericana se encuentra cautivada todavía de la ambición de atropellar la RPDC, lejos de sacar la lección en los fracasos de sus predecesores y de la irrefutable realidad de hoy.
La banda de Trump deberá escuchar con seriedad la opinión de la sociedad internacional de que "la mayoría de actividades nucleares y de misiles del Norte desde el año 2012 se llevó a cabo durante el entrenamiento militar conjunto EE.UU.-Sur de Corea".
EE.UU. debe tener presente que la escalada de su campaña de enfrentamiento y presión causará la reacción más fuerte de la RPDC que adelantará el arruinamiento definitivo de sí mismo.

ACNC comenta la represion salvaje en el Sur de Corea

Coreano   / Chino  / Ruso  / Español  
Pyongyang, 27 de junio (ACNC) -- El panorama de represión violenta dado ahora en la sociedad surcoreana deja consternados a los habitantes de distintos sectores.
Hace poco, las autoridades judiciales surcoreanas, que abrieron el juicio público final sobre una apelación en el Tribunal de Apelación de Seúl, sentenciaron a 5 años de prisión a un habitante surcoreano, quien publicó en Internet el artículo de elogio a los grandes hombres sin iguales del monte Paektu y reclamó la reunificación en alianza con el Norte (de Corea), acusándole de la violación de la "ley de seguridad".
El pasado día 13, concedieron un juicio sobre un pastor acusado durante el mandato de Park Geun-hye por la sospecha de espionaje en contacto con el Norte y le dictaron a 3 años de cárcel imputándole cargos inventados en su contra.
Esas sentencias constituyen un crimen intolerable que sofoca la aspiración del pueblo surcoreano a la nueva política y nueva vida y un desafío a la corriente de la época actual hacia el mejoramiento de relaciones íntercoreanas.
Las actuales autoridades surcoreanas tomaron el poder con el apoyo de los manifestantes con velas a quienes habían prometido mejorar las relaciones N-S durante las pasadas elecciones "presidenciales".
Pero, tan pronto como llegaran al poder, ellas asumieron una actitud conflictiva con la parte connacional y libraron los ejercicios de la guerra de agresión introduciendo a la vez 2 flotillas de portaaviones.
Si bien dicen representar la opinión pública reflejada en las manifestaciones con velas y preconizar la "reforma democrática", continúan ateniéndose, al igual que la banda conservadora de Lee Myung Bak y Park Geun-hye, a la ley infame de la época de confrontación que estipula a la parte connacional como "enemiga".
Aunque son víctimas de la caza de brujas de versión moderna, se portan como "herederas" del "poder" de Park, lo cual significa una traición y desafío frontal a los manifestantes con velas.
Las autoridades surcoreanas hablan tanto de la mejora de relaciones íntercoreanas, por una parte, y por la otra, lanzan la febril campaña de represión contra los que exigen la reunificación independiente y los otros que sienten simpatía por la contraparte del diálogo. Este comportamiento dual deviene la declaración de seguir marchando por la senda de enfrentamiento fratricida.
Ahora es el tiempo cuando ellas deben tomar la opción correcta en esta disyuntiva: el mejoramiento de relaciones íntercoreanas o la confrontación fratricida.
Si las autoridades surcoreanas fueran portavoces de los manifestantes con velas quienes desean la limpieza de los residuos de la época vieja, no deben ejecutar las infames leyes contra la reunificación sino ponerse al frente en derogarlas y liberar inmediatamente a los habitantes injustamente arrestados y condenados.
El arruinamiento es la parada final de los que desafían a la opinión pública sin justipreciar la tendencia de la época actual.