Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

jueves, 12 de enero de 2017

Hay que adivinar correctamente el enemigo jurado de la nacion, comentario de ACNC

  Pyongyang, 9 de enero (ACNC) -- La reunificación de Corea es la impostergable tarea nacional y el unánime deseo de los coreanos.
    En su mensaje del Año Nuevo el Máximo Dirigente Kim Jong Un señaló que hay que aplastar el reto de las fuerzas anti-reunificación del interior y el exterior que se oponen al anhelo de la nación por la reunificación e hizo énfasis en la necesidad de distinguir al verdadero enemigo principal de la nación.
    El asunto sobre el enemigo principal de la nación deviene la piedra de toque que divide el patriotismo y la vendepatria y resulta la posición sobre la reunificación de la patria, anhelo conjunto de la nación.
    Estados Unidos, autor de la separación del territorio coreano, es el enemigo principal y jurado nunca perdonable de la nación coreana.
    Por culpa de aquel imperio, la nación coreana sufre los sufrimientos y las desgracias de la división durante más de 70 años y vive inquietada todos los días en el permanente peligro de guerra.
    A partir de sus intereses agresivos EE.UU. entró a mediados del siglo pasado en el Sur de Corea bajo el pretexto de "desarmar" a los imperialistas japoneses separando así la nación coreana en dos partes.
    Luego de ocupar el suelo surcoreano, el imperio violó gravemente la soberanía de la nación coreana perpetrando ininterrumpidamente las intervenciones y las maniobras de agresión a fin de realizar su estrategia de dominar la región de Asia y el Pacífico.
    Quedó revelada a todo el mundo la fachada criminal de EE.UU., obstaculizador de la reunificación de Corea.
    El imperio, que no quiere la reunificación de la nación coreana, ha venido recurriendo a las artimañas de sembrar cizañas entre los coreanos, instigando a las fuerzas anti-reunificación del Sur de Corea a la confrontación fratricida y a la guerra.
    Si EE.UU. hubiera quitado su mano en el Sur de Corea, la nación coreana ya habría alcanzado hace mucho tiempo la reunificación nacional.
    Hoy día, las relaciones íntercoreanas se encuentran en la peor situación sin precedente, lo cual se debe a los complots malos de EE.UU.
    El país norteamericano se intervenía constantemente en los asuntos coreanos creando los obstáculos artificiales ante la resolución del problema de reunificación de la patria.
    Impedía abiertamente la ejecución de la Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Octubre, acuerdos comunes de la nación coreana, y llevaba intencionalmente la situación a la tensión cada vez que se creaba el ambiente de reconciliación entre ambas partes coreanas.
    Por tanto, EE.UU. es el autor de la división nacional y el verdadero enemigo jurado que bloquea la reconciliación, unidad y reunificación de la nación coreana.
    Sin embargo, las fuerzas anti-reunificación del Sur de Corea actúan con imprudencia para buscar el medio de su existencia en el exterminio de los connacionales tomando a la contraparte consanguínea como enemigo principal.
    En su "carta blanca de defensa nacional", los belicistas surcoreanos definieron a su connacional como enemigo en lugar de las tropas norteamericanas, y añaden el contenido que racionaliza la dependencia de las fuerzas extranjeras y el enfrentamiento fratricida.
    Hablando ruidosamente del "fortalecimiento de alianza" con EE.UU., se enfrascan en la campaña de complots contra los connacionales en contubernio con las fuerzas extranjeras y llevan a otros países los asuntos internos de la nación, los de reunificación.
    Debido a tales acciones vendepatrias de la camarilla de Park Geun-hye, los vínculos íntercoreanos están en la coyuntura peor y se crearon obstáculos en el camino de reunificación de la patria.
    Ahora es el momento en que todos los coreanos deben dinamizar la lucha pannacional por frustrar las tentativas de las fuerzas anti-reunificación, incluso Park Geun-hye.
    Hace falta solidarizarse entre los connacionales con la férrea concepción, posición, temperamento y audacia de resolver con las fuerzas propias de la nación el problema de reunificación de Corea.
    Hay que tener la alta vigilancia a las injerencias y arbitrariedades de las fuerzas extranjeras tendentes a separar para siempre la nación coreana y dominar la Península Coreana y la región y no deben tolerarlas.
    Todos los coreanos del Norte y el Sur de Corea y en el ultramar deberán acelerar la gran marcha pannacional de reunificación con la fuerza unida de la nación y abrir este año nueva coyuntura de reunificación independiente de la patria. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario