Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

lunes, 12 de septiembre de 2016

ACNC comenta nueva farsa de EE.UU. contra la RPDC

 Pyongyang, 10 de septiembre (ACNC) -- En estos días, Estados Unidos se dedica a orquestar nueva farsa contra la República Popular Democrática de Corea.
    Por ejemplo, sigue difundiendo rumores absurdos como el "secuestro de estudiante norteamericano" por el Norte de Corea.
    A instigación de EE.UU., los fulanos y menganos de la "Alianza por la Libertad del Norte de Corea" de EE.UU. y la "Unión de familiares de secuestrados por el Norte" del Sur de Corea chismearon que "parece que está secuestrado por el Norte de Corea" un estudiante estadounidense desaparecido hace 12 años en China.
    Por una parte, reclama iniciar la "recogida de firmas" por vía de Internet en demanda de la aprobación del "proyecto de resolución" sobre ese tema en el Congreso y, por la otra, difundió a través de los medios occidentales de prensa el rumor de que "cientos de desaparecidos norteamericanos están encarcelados en el Norte de Corea", citando un "documento secreto" adquirido desde la base de datos de la Agencia Central de Inteligencia.
    El hecho de que están detrás de ese rumor la CIA y sus lacayunas entidades intrigantes anti-RPDC basta para conocer el objetivo y los aspectos verdaderos del presente complot.
    Esta campaña psicológica, que supera la de la camarilla fascista de Hitler tanto en su forma como en su método, deviene una provocación política encaminada a calumniar la dignidad de la RPDC que crece en la escena internacional.
    EE.UU. intentó volver a usar la doctrina del maníaco fascista de que si miente cien veces, lo creerán como verdad y sus experiencias logradas en la ofensiva anti-URSS de que "la radio y las publicaciones trajeron la 'victoria' no lograda ni con el chantaje nuclear", pero el carácter fraudulento de la presente farsa se ha revelado por sí sola desde el inicio.
    Hasta los medios estadounidenses que informaron el "incidente" en cuestión, expresaron la duda calificándolo de una "sorpresa" y aduciendo la conclusión de las autoridades chinas de que es posible que el desaparecido haya sido muerto ahogado en el río.
    A diferencia de la insistencia de los conspiradores en que un "fugitivo norcoreano" vio al estudiante norteamericano en Pyongyang, su madre dijo que no cree a ciegas las informaciones de la prensa y el Departamento de Estado de EE.UU. se limitó a declarar al principio que no hay las pruebas y estaba consultando con las autoridades chinas.
    Bajo tales circunstancias, una entidad intrigante de EE.UU. disparatea que "el Departamento de Estado y las autoridades de inteligencia están coordinando la investigación correspondiente con Japón, el Sur de Corea y otros". Esto insinúa claro a qué se dirigirá la "investigación".
    Así, el presente complot es la continuación de la campaña de aplastamiento contra la RPDC según la política de EE.UU. y el preludio de provocación de nueva guerra.
    El funcionamiento pleno de los medios de guerra psicológica antes de la operación total de los medios físicos de guerra deviene la costumbre común de la guerra moderna.
    Se puede decir que se encuentra ahora en el estado de guerra la Península Coreana donde el mayor número de medios de golpe nuclear de este mundo están concentrados y enfrentados y no existe ningún aparato legal ni institucional para prevenir la guerra.
    La RPDC tiene su propio modo de enfrentamiento con que puede frustrar rotundamente y de un instante cualquier provocación de los enemigos.
    La reciente prueba de explosión de ojiva nuclear es una de las contramedidas sustanciales frente a la amenaza y la sanción de EE.UU. y las fuerzas hostiles que niegan persistentemente la posición estratégica de la RPDC, digno país poseedor de armas nucleares, y cuestionan perversamente el ejercicio del derecho a la autodefensa.
    La RPDC está preparada siempre para pasar al contraataque si los enemigos se atreven a atacarla.
    Es inconmovible la voluntad superintransigente del ejército y el pueblo de Corea.  Pyongyang, 10 de septiembre (ACNC) -- En estos días, Estados Unidos se dedica a orquestar nueva farsa contra la República Popular Democrática de Corea.
    Por ejemplo, sigue difundiendo rumores absurdos como el "secuestro de estudiante norteamericano" por el Norte de Corea.
    A instigación de EE.UU., los fulanos y menganos de la "Alianza por la Libertad del Norte de Corea" de EE.UU. y la "Unión de familiares de secuestrados por el Norte" del Sur de Corea chismearon que "parece que está secuestrado por el Norte de Corea" un estudiante estadounidense desaparecido hace 12 años en China.
    Por una parte, reclama iniciar la "recogida de firmas" por vía de Internet en demanda de la aprobación del "proyecto de resolución" sobre ese tema en el Congreso y, por la otra, difundió a través de los medios occidentales de prensa el rumor de que "cientos de desaparecidos norteamericanos están encarcelados en el Norte de Corea", citando un "documento secreto" adquirido desde la base de datos de la Agencia Central de Inteligencia.
    El hecho de que están detrás de ese rumor la CIA y sus lacayunas entidades intrigantes anti-RPDC basta para conocer el objetivo y los aspectos verdaderos del presente complot.
    Esta campaña psicológica, que supera la de la camarilla fascista de Hitler tanto en su forma como en su método, deviene una provocación política encaminada a calumniar la dignidad de la RPDC que crece en la escena internacional.
    EE.UU. intentó volver a usar la doctrina del maníaco fascista de que si miente cien veces, lo creerán como verdad y sus experiencias logradas en la ofensiva anti-URSS de que "la radio y las publicaciones trajeron la 'victoria' no lograda ni con el chantaje nuclear", pero el carácter fraudulento de la presente farsa se ha revelado por sí sola desde el inicio.
    Hasta los medios estadounidenses que informaron el "incidente" en cuestión, expresaron la duda calificándolo de una "sorpresa" y aduciendo la conclusión de las autoridades chinas de que es posible que el desaparecido haya sido muerto ahogado en el río.
    A diferencia de la insistencia de los conspiradores en que un "fugitivo norcoreano" vio al estudiante norteamericano en Pyongyang, su madre dijo que no cree a ciegas las informaciones de la prensa y el Departamento de Estado de EE.UU. se limitó a declarar al principio que no hay las pruebas y estaba consultando con las autoridades chinas.
    Bajo tales circunstancias, una entidad intrigante de EE.UU. disparatea que "el Departamento de Estado y las autoridades de inteligencia están coordinando la investigación correspondiente con Japón, el Sur de Corea y otros". Esto insinúa claro a qué se dirigirá la "investigación".
    Así, el presente complot es la continuación de la campaña de aplastamiento contra la RPDC según la política de EE.UU. y el preludio de provocación de nueva guerra.
    El funcionamiento pleno de los medios de guerra psicológica antes de la operación total de los medios físicos de guerra deviene la costumbre común de la guerra moderna.
    Se puede decir que se encuentra ahora en el estado de guerra la Península Coreana donde el mayor número de medios de golpe nuclear de este mundo están concentrados y enfrentados y no existe ningún aparato legal ni institucional para prevenir la guerra.
    La RPDC tiene su propio modo de enfrentamiento con que puede frustrar rotundamente y de un instante cualquier provocación de los enemigos.
    La reciente prueba de explosión de ojiva nuclear es una de las contramedidas sustanciales frente a la amenaza y la sanción de EE.UU. y las fuerzas hostiles que niegan persistentemente la posición estratégica de la RPDC, digno país poseedor de armas nucleares, y cuestionan perversamente el ejercicio del derecho a la autodefensa.
    La RPDC está preparada siempre para pasar al contraataque si los enemigos se atreven a atacarla.
    Es inconmovible la voluntad superintransigente del ejército y el pueblo de Corea. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario