Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

sábado, 18 de junio de 2016

MINREX de RPDC entrega carta a secretario de ONU

   Pyongyang, 15 de junio (ACNC) -- El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) entregó el día 13 al Secretariado de la ONU la carta aprobada en la conferencia conjunta del gobierno, los partidos políticos y las entidades de la RPDC efectuada el día 9 en esta capital.
    Es inmutable la voluntad del Partido del Trabajo de Corea y el gobierno de la RPDC de abrir decididamente el ancho camino para solucionar el problema de las relaciones entre ambas partes coreanas y la reunificación de la patria en acato a la línea y orientación presentadas por el Presidente del PTC, Kim Jong Un, y se inició la lucha por ejecutarlo.
    Así inicia la misiva y continúa:
    Lo problemático es que cuál actitud y posición toma la ONU que tiene profundas relaciones con la división y la reunificación de Corea y debe desempeñar un rol importante en estos asuntos.
    Francamente dicho, la ONU tiene la responsabilidad histórica, legal y moral de no dar espaldas al asunto de la reunificación de Corea.
    Aunque pase mucho tiempo, serán imborrables los crímenes de la ONU que permitió a EE.UU. abusar de su nombre en intervenir injustamente en el problema coreano, fijar la división del Norte y el Sur y enviar las fuerzas multinacionales a la guerra de agresión en la década de los 50 del siglo pasado acarreando las calamidades y sacrificios a los inocentes habitantes coreanos.
    Si la ONU no olvida su misión y deber de defender la paz y la seguridad de la humanidad y aspirar a la independencia del mundo y la justicia, debe ayudar sinceramente la lucha del pueblo coreano por realizar de manera independiente y pacífica la reunificación del país, así que debe indemnizar el daño impuesto por si mismo.
    Pero, ahora también, bajo el control trasero de EE.UU., la ONU trata injustamente a la RPDC, Estado soberano legítimo y digno miembro de la ONU, y se adhiere no a la reunificación sino a la perpetuación de la división de la Península Coreana.
    La ONU no debe poner gran obstáculo en la aspiración y el desarrollo independientes ejerciendo presión a los países pequeños inclusive la RPDC con la pauta de doble rasero centrado en un país, sino hacer merecida contribución a la correcta solución de los problemas presentados al ver correctamente su esencia con el punto de vista imparcial y sereno.
    La ONU debe comprender bien y apoyar nuestra voluntad de establecer el sistema de paz duradera en la Península Coreana y preparar el ambiente favorable a la reunificación de la patria.
    Si desea de veras la paz y la seguridad de la Península Coreana y la región, la ONU debe ejercer la influencia para que EE.UU. renuncie la injusta ambición de agresión y la política de hostilidad a la RPDC.
    Si desprecia la realidad de varios decenios sin calar a fondo la injusticia y la peligrosidad de la teoría de "unificación mediante la fusión de regímenes" en que se obstinan unilateralmente las autoridades surcoreanas, la ONU obtendrá la deshonra de organización impotente que se deja engañar por las tretas malintencionadas y sucias.
    En particular, si el secretario general y otras personalidades principales que tienen el timonel de la ONU bailan al son de EE.UU., acostumbrado al despotismo y las arbitrariedades, aunque expresan la voluntad de intervenir en la mejora de relaciones íntercoreanas y el problema de reunificación de Corea, la ONU se hará un aparato carente de justicia e imparcialidad y una marioneta sin juicio propio ni autoridad.
    Ahora estamos en el tiempo importante en que se deciden el destino y el futuro de la nación coreana y tenemos la firme voluntad de abrir el ancho camino de reunificación independiente al mejorar decisivamente las relaciones íntercoreanas.
    La ONU debe justipreciar la aspiración de la nación coreana y la tendencia de la época y hacer lo que debe hacer como organización con la misión de asegurar la paz.
    Esperamos que el secretario general y otras personalidades responsables del Secretariado de la ONU hagan aporte al alivio de tensión de la Península Coreana y a la solución del problema de reunificación de Corea, asuntos de mayor atención mundial, de modo que se escriba una página significativa en la historia de la ONU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario