Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

sábado, 18 de junio de 2016

ACNC comenta la politica exterior de Japon sobre crimen de exclavitud sexual

 Pyongyang, 18 de junio (ACNC) -- Japón presentó como su inminente política exterior impedir el registro de los datos sobre el crimen de esclavitud sexual para el viejo ejército japonés como patrimonio de memoria de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
    Cuando más de 10 entidades civiles de China, Holanda y otros países y regiones presentaron la petición de registro de 2 mil 744 datos, el director del secretariado del gabinete y el canciller de Japón protestaron diciendo que "tomarán las medidas necesarias, incluso la reforma institucional, para que la UNESCO no fuera abusada con fines políticos" y "expresarán correctamente la posición de Japón y reaccionarán en serio".
    Produce las condenas de la sociedad internacional esa actitud cínica y gangsteril tendente a embellecer y encubrir sus crímenes de lesa humanidad y la historia de agresión sangrienta despreciando hasta las costumbres internacionales y las organizaciones internacionales como hace su impertinente amo norteamericano.
    Registrar el crimen de esclavitud sexual de Japón, que desafió a la civilización de la humanidad, como patrimonio de memoria de la UNESCO, organización con la misión de facilitar la cooperación internacional en los dominios de la educación, ciencias y cultura, deviene la demanda de la historia para prevenir los crímenes de guerra y defender juntos la paz y la dignidad de la humanidad.
    En el tiempo pasado, los imperialistas japoneses arrestaron a 200 mil coreanas y las mujeres de otros países movilizando la autoridad gubernamental y militar y las llevaban a los campos de guerra para obligarles la vida de esclava sexual.
    Por mucho que Japón trate de negar esa historia, la esclavitud sexual es una verdad de la historia que no será invertida nunca.
    Sin embargo, deja consternado a todo el mundo la actitud de los gobernantes japoneses sobre el caso.
    En las negociaciones con los títeres surcoreanos sobre el mismo tema, realizadas a finales del año pasado, Japón eludió la responsabilidad estatal a cambio de pagar un poco de dinero. Después, el premier japonés niega más abiertamente el crimen disparateando que "no hay prueba de arresto forzoso" e impone al "gobierno" surcoreano a remover la estatua de esclava sexual.
    Por otra parte, el director del secretariado del gabinete se mostró quejoso diciendo que es muy lamentable la sospecha del alto comisionado de la ONU para los derechos humanos sobre el "acuerdo" Japón-Sur de Corea sobre el caso de esclavitud sexual.
    Hace poco, en cuanto a la pregunta del Comité de la Eliminación de Discriminación contra Mujeres de la ONU, el gobierno japonés expuso la posición oficial de que "no se ha descubierto la prueba del arresto forzoso de consoladoras sexuales por parte del ejército japonés".
    Esto significa que aún después del "acuerdo" Japón-Sur de Corea, el país isleño sigue intentando negar ante la sociedad internacional el carácter forzoso de la esclavitud sexual.
    Al cabo de criticar el registro en el año pasado del "documento de masacre en Nanjing" como patrimonio de memoria mundial de la UNESCO, demandó modificar el sistema de análisis de esta organización.
    No se puede pensar en el presente y futuro limpios sin expiar el pasado ignominioso.
    Es una desgracia para Japón su necio intento de ocultar la verdad de la historia. -0-

No hay comentarios:

Publicar un comentario