Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

domingo, 6 de septiembre de 2015

CJC califica a EE.UU. de autor de exacerbacion de situacion de Peninsula Coreana

 Pyongyang, 5 de septiembre (ACNC) -- Con motivo del 70º aniversario de la ocupación de Estados Unidos al Sur de Corea, el Comité de Juristas de Corea (CJC) hizo público el día 6 un acta para revelar quién exacerba la situación de la Península Coreana, quién acarrea el peligro de la guerra nuclear y quién pone obstáculos en la paz y la reunificación de Corea.
    La ocupación de las tropas norteamericanas al territorio surcoreano es el producto de la agresiva política de Estados Unidos sobre Corea.
    Inicia así el documento y continúa:
    El país norteamericano, que sabía bien sobre la importancia de la posición geopolítica, estratégica y militar de la Península Coreana, extendió desde hace ciento y decenas de años sus garras de agresión a Corea y se valía de astutas y perversas maniobras para conquistar Corea y su intención se puso más abierta a fines de la Segunda Guerra Mundial.
    Cuando se aproximaba la liberación de Corea por la resistencia heroica antijaponesa del pueblo coreano, EE.UU. intentaba dividir la Corea en dos partes tomando a su antojo el paralelo 38º como línea de demarcación, antes de que el Ejército Revolucionario Popular de Corea y el ejército de URSS ampliaran más en Corea la zona de operación.
    La ocupación de una parte coreana es la invención bien calculada por EE.UU. para tener derecho a la palabra en los asuntos coreanos y para realizar su meta de ocupar todo el territorio coreano tomando como trampolín el suelo surcoreano y a la larga dominar Asia y el resto de mundo.
    A fin de este objetivo, EE.UU. ocupó el Sur de Corea el 8 de septiembre de 1945 sin tirar ni una bala, bajo el pretexto de desarmar a las tropas japonesas estacionadas en la parte sureña del paralelo 38º.
    Desde los primeros días de su ocupación, las tropas norteamericanas enmascaradas de "liberadoras" ejercían la brutal dominación militar fascista para colonizar al Sur de Corea actuando como fuerzas de ocupantes.
    Debido a la ocupación militar ilegal de EE.UU. se inició la historia de división de la nación coreana que tiene una larga historia de cinco milenios.
    Y el acta puso en claro la injusticia de la política hostil a Corea de EE.UU. que agudiza la confrontación y la situación militares de la Península Coreana como sigue:
    Para alcanzar la ambición agresiva de tomar toda Corea, EE.UU. aplicaba brutalmente la política hostil contra el pueblo coreano levantado en la construcción de nueva sociedad, considerando como enemigo al Norte de Corea del paralelo 38º desde los primeros días de su ocupación sobre el Sur de Corea.
    EE.UU. declaró la guerra fría después del cese de fuego de la Segunda Guerra Mundial y provocó la bandidesca guerra de agresión contra la República Popular Democrática de Corea, empleando las fuerzas armadas para realizar la estrategia antisocialista e abusó de modo ilegal el nombre de la ONU para cumplir con su abominable ambición.
    El Acuerdo de Armisticio de Corea, firmado el 27 de julio de 1953, no es el acuerdo del fin de guerra ni tampoco el de la paz.
    Sin embargo, el país norteamericano tomó intencionalmente el camino de prolongar el estado de armisticio.
    En junio de 1954, Introdujo en el suelo surcoreano las armas nucleares y otros pertrechos de guerra e intensificó los ejercicios bélicos de diferentes tipos. De esta manera, agravó constantemente la situación de la Península Coreana destruyendo de modo sistemático los artículos medulares del Acuerdo de Armisticio.
    La política norteamericana de hostilidad a la RPDC se expresó no sólo en la amenaza militar y los frenéticos ejercicios de guerra nuclear sino también en sus maniobras de aislamiento y aplastamiento a la RPDC.
    En el tiempo pasado, EE.UU. estableció las relaciones diplomáticas con la ex URSS y otros países de Europa Oriental que tenían diferentes ideales y regímenes, pero, negó establecerlas con la RPDC y se opuso a llamar oficialmente el nombre del país.
    Al autodenominarse como "única superpotencia" del mundo después del fin de la guerra fría, calumnió como "eje del mal", "país bribón" y "base avanzada de tiranía" a la RPDC que mantiene la posición independiente sin obedecerle a ciegas. Y al mismo tiempo, difundió los rumores erróneos cuestionando el "problema nuclear y de DDHH" de la RPDC y armó alboroto de aislamiento y aplastamiento a la RPDC abusando del nombre de la ONU y otras organizaciones internacionales.
    El gobierno de la RPDC se esforzó invariablemente por acabar con la persistente política hostil anti-RPDC de EE.UU.
    Se empeñó por sustituir el Acuerdo de Armisticio por el convenio de paz partiendo de la voluntad sincera de prevenir la guerra en la Península Coreana aun en la situación en que se aumentaban más la tensión militar y la amenaza de guerra de EE.UU.
    En 1974 propuso las conversaciones con EE.UU. en el tercer período de sesiones de la V Legislatura de la Asamblea Popular Suprema, y en 1984, las conversaciones tripartitas RPDC-EE.UU.-Sur de Corea.
    Y en 1998, para salvar la situación creada por las maniobras yanquis tendentes a eliminar el aparato de armisticio, propuso de nuevo sostener las negociaciones militares RPDC-EE.UU. a favor del establecimiento de un nuevo sistema de preservación de paz e instituir la organización conjunta militar tripartita para la distensión de la Península Coreana.
    En la histórica Cumbre Norte-Sur sostenida en 2007, ambas partes coreanas comprendieron la necesidad de eliminar el actual sistema de armisticio y establecer el otro de paz duradera y aprobaron la Declaración del 4 de Octubre de cooperar en la promoción de la declaración del fin de la guerra en la Península Coreana en la cumbre tripartita o la cuartita.
    Dado que la política norteamericana de hostilidad se extendía a la imprudente amenaza de ataque nuclear a la RPDC y se veían amenazadas gravemente la soberanía nacional y la vida de la nación coreana, la RPDC se esforzó por eliminar la amenaza nuclear de EE.UU.
    En el proceso de confrontación con EE.UU. de 70 años, el poderío militar de la RPDC consolidado bajo la bandera de Songun llegó a la máxima altura con la capacidad de responder a la guerra de todas las formas deseadas por EE.UU.
    Es invariable la posición del gobierno de la RPDC de fortalecer más en lo cualitativo y cuantitativo el disuasivo nuclear para defender la soberanía nacional y el socialismo y lograr la paz y la seguridad de la Península Coreana, mientras continúen la ocupación del Sur de Corea por EE.UU. y la política norteamericana de hostilidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario