Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

miércoles, 29 de octubre de 2014

ACNC califica a autoridades surcoreanas de sirvientes de guerra de EE.UU.

 Pyongyang, 29 de octubre (ACNC) -- En la reunión consultiva anual de seguridad (SCM) Sur de Corea-Estados Unidos, efectuada el día 24 en Washington, ambas partes acordaron prolongar por tiempo indefinido el período de traspaso del mando de operaciones en el tiempo de guerra.
    Este crimen antinacional revela la intención de las autoridades surcoreanas de perpetuar la ocupación y la dominación colonial de EE.UU. sobre el suelo surcoreano, intensificar la confrontación fratricida y las maniobras bélicas contra la República Popular Democrática de Corea.
    La soberanía militar es uno de los más importantes índices para el ejercicio de soberanía nacional. Y es natural que la agravación de avasallamiento militar aumente la subyugación política.
    Desde la fundación del ejército mercenario colonial del Sur de Corea hasta la fecha el poder de mando supremo sobre el ejército del Sur de Corea lo ejerce EE.UU. en virtud de los leoninos tratados militares impuestos por el este imperio.
    La población surcoreana luchó durante mucho tiempo por el traspaso del mando militar y consiguió la promesa de rescatarlo hasta 2012. Pero, el traidor Lee Myung Bak lo prolongó hasta 2015 y el actual gobierno títere, no satisfecho con esto, lo dilató por tiempo indefinido después de 2020.
    Ahora los títeres surcoreanos insisten en promover el traspaso de mando militar tomando como promesa la eliminación de "amenaza nuclear y de misiles del Norte", lo cual es una burla a la población surcoreana.
    Las tropas norteamericanas ocupantes del Sur de Corea establecieron distintos sistemas y tramitaciones para tomar el mando de operaciones en tiempo de guerra y controlar las operaciones del ejército títere surcoreano.
    EE.UU. sistematiza la intervención en las políticas militares del Sur de Corea mediante la convocación del SCM y la Comisión Militar como aparatos administrativos para realizar la política y estrategia militares sobre la Península Coreana y resolver diversos problemas prácticos concernientes.
    A través del SCM y otros satisface sus demandas militares, controla totalmente el ejército surcoreano por medio de la "comandancia de las fuerzas combinadas" e incorpora a los efectivos surcoreanos a sus operaciones militares en ultramar.
    Los títeres surcoreanos reciben de las tropas norteamericanas ocupantes del suelo surcoreano 70 por ciento de todas sus informaciones estratégicas y tácticas militares y la mayoría de las armas.
    A precio de haber anulado el traspaso de mando de operaciones en tiempo de guerra, los títeres surcoreanos deben comprar la cantidad astronómica de armas norteamericanas y la población surcoreana debe pagar cada año enormes gastos para la defensa.
    En este mundo no habrá otros tontos como los títeres surcoreanos que ofrecen a las fuerzas extranjeras el mando de operaciones militares renunciando hasta la soberanía militar.
    La prolongación indefinida del periodo de traspaso de mando de operaciones en tiempo de guerra muestra que las autoridades surcoreanas son sirvientes coloniales de EE.UU. que no tienen ni la mínima conciencia independiente.
    Las autoridades surcoreanas deben dejar de inmediato su tontería.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario