Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

martes, 19 de agosto de 2014

ACNC aconseja a EE.UU. a huir a tiempo

Pyongyang, 19 de agosto (ACNC) -- En Estados Unidos se elevan las voces en demanda de la retirada de las tropas norteamericanas ocupantes del Sur de Corea.
    Un instituto de asuntos estratégicos en su informe "Futuro de las fuerzas terrestres norteamericanas, ¿es importante todavía la ocupación en ultramar?", subrayó que la actual ocupación de las fuerzas terrestres en el Sur de Corea no es eficaz y al contrario ellas pueden ser víctimas por la otra parte.
    El Centro Norteamericano para los Estudios Estratégicos e Internacionales y otros institutos, entidades e instituciones, las personalidades del círculo político y la capa militar y hasta en el interior del Partido Republicano salen la voz en demanda de la retirada de las tropas norteamericanas ocupantes del Sur de Corea.
    Un investigador de la Academia Naval estadounidense dijo que las tropas norteamericanas ocupantes del Sur de Corea, inevitablemente, "ocasionarán el resultado de hacer al Norte de Corea apuntar a EE.UU."
    Por otra parte la revista Forbes aboga por la retirada de las tropas estadounidenses diciendo que las fuerzas armadas de dichas tropas en el Sur de Corea "son insuficientes para prevenir el ataque nuclear del Norte de Corea y sirven de rehén nuclear innecesario".
    Esto es la evaluación basada en el análisis científico y exacto sobre el disuasivo autodefensivo de la República Popular Democrática de Corea.
    Hoy el disuasivo de autodefensa de la RPDC está dispuesto a responder con el implacable ataque nuclear al chantaje nuclear de EE.UU. y con la guerra total justa a la guerra agresiva.
    Si el imperio yanqui desata la imprudente guerra introduciendo las inmensas fuerzas armadas estratégicas, nuestro disuasivo golpeará el territorio principal de EE.UU., Hawai, la isla Guam y otras bases de las tropas norteamericanas en la zona operacional del Pacífico y los nidos en el Sur de Corea y defenderá la dignidad y la soberanía del país y la nación.
    Ya declaramos abiertamente al interior y exterior del país que si damos golpe, los imperialistas yanquis y los títeres surcoreanos deben recibirlo sin pretexto y las bases grandes y pequeñas de la agresión se convertirán en el mar de fuego y en el montón de ceniza.
    A través del entrenamiento de lanzamiento de cohetes suponiendo las actuales bases de las tropas estadounidenses ocupantes del Sur de Corea, la combatividad de la unidad de golpe de fuego y la capacidad combativa de cohetes tácticos se pusieron de pleno manifiesto y nuestra capacidad militar se manifestó otra vez.
    Es claro que si estalla la guerra en la Península Coreana, las tropas norteamericanas no evitarán el destino de castigo siendo primer blanco de golpe del Ejército Popular de Corea.
    Es absurdo si EE.UU. absorto en la defensa de su territorio principal asustándose por la poderosa capacidad de ataque nuclear y misiles del EPC, piensa en que pueda proteger las tropas norteamericanas ocupantes del Sur de Corea y el ejército títere con el "paraguas nuclear" puesto en su colonia, suelo surcoreano.
    Ahora EE.UU. se encuentra en una situación difícil metiéndose profundamente en el abismo de la guerra agresiva librada a lo largo del mundo.
    Sufre la grave crisis económica y financiera teniendo astronómicas deudas externas debido al excesivo aumento de armamentos.
    También en la región del Nordeste Asiático ocurrieron los cambios en el equilibrio entre las fuerzas a causa de la tendencia y los intereses políticos y económicos de los países y regiones, razón por la cual fue abierto el orificio en la estrategia de EE.UU. de aplastar a la RPDC movilizando sus lacayos.
    Esto sirve de un duro golpe para EE.UU. que pretendía realizar la hegemónica política exterior en la región del Nordeste Asiático en torno a la Península Coreana y ocupar perennemente el Sur de Corea.
    La realidad demuestra evidentemente que EE.UU. deberá tomar la decisión de retirar cuanto antes sus tropas del Sur de Corea tanto para sí mismo que sufre la crisis financiera como para la paz y la estabilidad de la Península Coreana y la región.
    Retirar las tropas norteamericanas ocupantes del Sur de Corea es la demanda de la tendencia.
    EE.UU. debe conocer exactamente el cambiado ambiente estratégico y la corriente de tendencia liberándose del viejo modo de pensamiento y saber huir a tiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario