Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

jueves, 8 de mayo de 2014

El papelon de Shinzo Abe en Alemania !

BEIJING, 8 may (Xinhua) -- Durante un reciente viaje por Europa, el primer ministro japonés Shinzo Abe señaló que Japón no seguirá los pasos de Alemania para hacer frente a las atrocidades cometidas en tiempos de guerra.
El motivo, según el premier japonés, consiste en que las circunstancias de los dos países son muy diferentes ya que Europa, al contrario que Asia, estaba intentando convertirse en una región integrada.
Es obvio que el líder japonés ha cometido un error ridículo, si no malicioso, subvirtiendo la causalidad.
Abe sólo podría tener razón en un punto: las circunstancias que afronta Japón son verdaderamente muy diferentes a las de Alemania. Sin embargo, esto el resultado y no el motivo de su negativa a pedir perdón.
Además del gesto simbólico realizado por el difunto canciller federal de Alemania Occidental Willy Brandt cuando se arrodilló frente al monumento a las víctimas del Levantamiento del Gueto de Varsovia en 1970, la nación alemana ha tomado pasos claros y estables de arrepentimiento y compensación.
La actual canciller alemana, Angela Merkel, ha destacado la necesidad de admitir los crímenes de guerra en diversas ocasiones, diciendo que Alemania tiene "una responsabilidad perpetua" por los delitos nazis.
Sin embargo, Abe, como líder japonés, realizó el año pasado una visita al santuario Yasukuni, donde se honra a 14 criminales de guerra de clase A de la Segunda Guerra Mundial. Uno de los predecesores de Abe, el ex premier Junichiro Koizumi, también visitó el lugar en diversas ocasiones durante su mandato.
Alemania expresa sus profundas condolencias a las víctimas de guerra, mientras que Japón adora a los perpetradores, lo que puede explicar por qué Alemania está contribuyendo a la integración de Europa y Japón no es capaz de hacer lo mismo para sus vecinos asiáticos.
La negación de la administración de Abe de los crímenes de guerra y su oposición al orden internacional tras la guerra son el origen de las tensiones entre Japón y muchos otros países asiáticos y han dificultado la construcción de una Asia más pacífica, cooperativa y armoniosa.
Animadas por la actitud impenitente de las autoridades japonesas, las fuerzas derechistas que abogan por el militarismo están creciendo en Japón.
El mes pasado, un número de activistas de la derecha japonesa salieron a las calles de Tokio con banderas nazis para conmemorar en público el aniversario del nacimiento de Hitler, un acto impensable e incluso ilegal en Alemania y muchos otros países.
A pesar de su carácter tolerante y pacífico, ni China ni otros países asiáticos pueden perdonar a un criminal que se niega a arrepentirse de sus atrocidades e intenta infligir más daño a otros.
El abierto rechazo de Japón a seguir el ejemplo de Alemania refleja una negación flagrante de la historia.
Su errónea concepción de la historia es la causa de que Japón sea "ampliamente diferente" respecto a Alemania, y adherirse a ella sólo aislará a la nación asiática.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario