Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

lunes, 30 de diciembre de 2013

Presidente Abe de japon hace alabanzas de "criminales de guerra clase A".

 Pyongyang, 30 de diciembre (ACNC) -- El día 26 el gobernante japonés visitó el santuario Yasukuni pese a la oposición de la sociedad internacional.
    Después de su visita alabó ante los periodistas a los criminales de guerra describiéndoles como "tristeza de los japoneses caídos".
    Esto significa declarar la segunda guerra agresiva ante los pueblos de los países asiáticos y el resto del mundo.
    El santuario Yasukuni en que están conservadas las tablillas mortuorias de los criminales de guerra de categoría especial, es el símbolo espiritual del militarismo japonés que sumergió Asia en el mar de sangre.
    La visita del gobernador japonés al santuario y sus disparates tienen caracteres comunes con acciones de los criminales de guerra de categoría especial que en el pasado se enfrascaban en la agresión de Corea y Asia gritando la "doctrina de conquista a Corea" y el "nuevo orden en la gran Asia Oriental".
    Japón se ha convertido en un Estado bélico derechizado y fascistizado en lo ideo-espiritual.
    Al aprobar uno tras otro el nuevo "programa de defensa", el plan de arreglo de fuerzas defensivas de tiempo intermedio y la primera estrategia de seguridad estatal, hizo la cabal preparación legal e institucional para la guerra de agresión.
    Insatisfecho de los gastos militares astronómicos, los aumentó a 2.8% en el año próximo y permitió fortalecer la base material y técnica para implementar la guerra.
    El gobernador japonés quien el 26 de diciembre del año pasado dio primer paso a la militarización con la negación del crimen del pasado, publicó el mismo día de este año la resucitación de Japón, estado bélico ante la sociedad internacional a través de su visita al santuario Yasukuni.
    Su declaración es la de la segunda derrota de Japón.
    En el siglo pasado todos los fascistas que actuaban con frenesí pisoteando despiadadamente los intereses de los pueblos asiáticos, no evitaron el destino trágico.
    También la reciente visita al santuario de las fuerzas ultraderechistas de Japón encabezadas por Abe recibe la critica y el rechazo no sólo de los pueblos de los países asiáticos sino también de su amo gringo y los partidarios nacionales.
    Japón ya está a punto del fracaso total en lo político, diplomático y moral.
    En el caso de que la locura imprudente de los reaccionarios japoneses transite al acto físico, el destino de Japón caerá en la ruina final en lo político, económico y militar.
    Si las autoridades japonesas no tienen ni siquiera el juicio elemental necesario a escuchar atentamente la advertencia y el consejo de la sociedad internacional, su fin es sólo la autodestrucción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario