Bandera RPDC

Bandera RPDC
BANDERA DE LA RPDC

sábado, 5 de octubre de 2013

No se ha cambiado la figura oscura de Japon como pais de crimen antietico.

Pyongyang, 4 de octubre (ACNC) -- En el 68º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, el gobernante japonés dijo que "si no hay la solución del problema de secuestro, tampoco habría la normalización de relaciones diplomáticas Japón-Corea" y preconizó la "prevención de los crímenes de abuso sexual y el apoyo material y espiritual a las víctimas".
    Su discurso es una artimaña para ocultar la naturaleza de Japón, autor de los crímenes de secuestro y esclavitud sexual, y eludir la liquidación del pasado.
    Desde el principio, el país isleño no tiene calidad de hablar del "secuestro" y la "violación sexual".
    En el siglo pasado, cometió durante sus agresiones a los países asiáticos tremendos crímenes de guerra, en particular, el secuestro y la esclavitud sexual.
    Japón arrestó por la fuerza en Corea a más de 8 millones 400 mil jóvenes y adultos y convirtió a 200 mil coreanas en esclavas sexuales de los uniformados japoneses.
    Los crímenes cometidos por el imperialismo japonés son una gran delincuencia que debe pagarse mil veces mayor.
    Si Japón tiene el sano juicio, debe reconocer, pedir disculpa e indemnizar ante la sociedad internacional por sus crímenes pasados.
    Pero, los reaccionarios japoneses niegan obstinadamente el crimen pasado a fin de realizar sin falta su ambición de reagresión no cumplida, y trata de politizar su acción descarada.
    Debido a las maniobras para derechizar y militarizar toda la sociedad, en este país isleño se comente a plena luz los malos actos que hacen recordar el secuestro del pasado.
    La banda ultraderechista de Japón recurre por doquier del mundo al "trafico de ser humano" y además, no vacila en raptar a los habitantes de la RPDC. No se ha cambiado la figura de Japón como país de crimen antiético.
    Tal país se atreve a hablar del "secuestro" y la "violación sexual" en la palestra internacional, lo que es una burla y desafío a la justicia y la conciencia de la humanidad.
    Al cuestionar obstinadamente el "problema de secuestro", Japón trata de disuadir a la RPDC y la sociedad internacional que le urgen la liquidación del pasado.
    El mundo califica el disparate de gobernante japonés como "discurso antinómico" y "chisme para descentrar el foco en la liquidación de pasado".
    Sería conveniente al país isla escuchar las condenas internacionales y dejar de pronunciar palabras hipócritas como "problema de secuestro" y "derechos de la mujer".
    Teniendo presente que la liquidación del pasado es la cuestión fundamental de las relaciones RPDC-Japón, éste debe pedir disculpas e indemnizar cuanto antes todos sus crímenes del pasado, inclusive la esclavitud sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario